La carta digital es más que un código QR

El impacto del Covid-19 en nuestra sociedad ha obligado al canal HORECA a tomar medidas especiales para garantizar la seguridad de sus clientes. Dentro de estas restricciones, que abogan por el bienestar de los consumidores, está la desaparición de cartas de papel en bares, cafeterías y restaurantes. Ante esta medida, que pretende evitar el contagio a través del contacto con las cartas físicas, han sido muchos los establecimientos que han recurrido a usar alternativas más digitales.

Desde el inicio del verano los códigos QR se han implantado en cientos de locales como una solución rápida y sencilla para evitar las cartas físicas. Sin embargo, el uso de un código QR no significa contar con una carta digital, ya que esta última opción va mucho más allá:

  1. Fácil acceso y editables

La lectura de los códigos QR no siempre es sencilla. Hay muchos móviles que no leen automáticamente estos códigos. Mientras que, si tenemos descargadas apps como BR Bars & Restaurants, el código se captura inmediatamente y es posible visualizar la carta tantas veces como se quiera. Por otra parte, los hosteleros pueden tener siempre actualizado el menú a través de las cartas digitales y tenerlo visible para sus clientes las 24 horas.

  1. Las cartas digitales no se estropean

Los códigos QR que encontramos en la mayoría de establecimientos son un simple papel impreso pegado en una esquina de la mesa. Con la rotación de mesas, el paso del tiempo, las medidas de limpieza y, en terrazas, el clima, estos papeles se rompen, se desgastan o manchan. Esto no solo daña la imagen del local, sino que el desgaste de estos códigos provoca que los móviles no puedan detectar correctamente el código QR y, por tanto, el cliente no pueda acceder a la carta. Sin embargo, las cartas digitales no sólo aportan una imagen de digitalización del local, sino que siempre están disponibles y actualizadas para facilitar la experiencia del consumidor, siendo fácil acceder a ellas a través de la app.

  1. Digitalización del pago y con diversas opciones

Los códigos QR por sí solos no evitan el contacto con camareros y clientes a la hora de efectuar el pago, ya que al final implican hacer uso de dinero físico o de pagar a través del datáfono (lo que a veces supone tener que marcar el pin). Las cartas y servicios digitales como las que ofrece BR Bars & Restaurants permiten realizar el pago directamente, desde la propia app, sin tener que esperar a que los camareros traigan la cuenta. Además, la carta digital de la app BR Bars & Restaurants ofrece la posibilidad de dividir el pago desde dentro de la app cuando vamos con un grupo de gente, por lo que es perfecta para todo tipo de encuentros con amigos y familiares. Así, el camarero tan solo se tiene que ocupar de servir los platos, evitando cualquier tipo de contacto y aumentando la seguridad de los clientes del establecimiento.

  1. Previsualización de la carta

Las aplicaciones con carta digital permiten a los clientes acceder a la carta del local previamente. Por lo que se puede agilizar aún más el proceso: los clientes pueden ojear la carta tranquilamente en casa o de camino al local y, así, al llegar no tienen que escoger con prisas. BR Bars & Restaurants permite incluso realizar el pedido antes de llegar, evitando colas o aglomeraciones.

  1. Mayor información para los hosteleros. Por ejemplo, alergias.

BR Bars & Restaurants permite incluso notificar de forma automática las alergias o intolerancias de los clientes a través de la app. Así, cada vez que un usuario con ciertas alergias realiza un pedido, la app informa acerca de qué alimentos no pueden ser consumidos por parte del usuario, evitando intoxicaciones y malentendidos y, cumpliendo con las normas de seguridad alimentaria.

Asimismo, los hosteleros pueden recibir más datos como; los platos favoritos de los clientes, las horas de mayor rotación de mesas, etc. Toda esta información ayuda en la optimización del negocio y permite al empresario adaptar la estrategia de la empresa a sus necesidades.

  1. Posibilidad de añadir servicios de take away y delivery.

Un código QR es tan solo eso: un código. Mientras que una completa plataforma tecnológica ofrece también la posibilidad de incorporar los servicios digitales de take away y delivery.

En definitiva, las cartas digitales van mucho más lejos que los códigos QR. Las plataformas como BR Bars & Restaurants ofrecen multitud de opciones, adaptándose a todo tipo de clientes; desde los más jóvenes que acuden en grandes grupos y realizan pedidos bastante grandes, hasta aquellos que van con el tiempo justo y no pueden permitirse largas esperas, o cualquiera que quiera evitar al máximo el contacto físico en esta época. Gracias a esta plataforma la experiencia de los consumidores en un establecimiento es totalmente diferente, ya que se sienten libres y pueden interactuar cuando lo deseen sin esperas.

Contacto:  info@brbarsandrestaurants.com

El incremento de las búsquedas y el cortoplacismo marcan la recta final de la desescalada

Obviando los pasos atrás que se han visto obligadas a dar determinadas provincias, como consecuencia de rebrotes, de momento, controlados, 48 días después (desde el 21 de junio), España al completo ha alcanzado la nueva normalidad, tras vivir uno de los confinamientos más duros de la Unión Europea.

Aunque siguen vigentes obligaciones como el uso de mascarillas o la necesidad de garantizar una distancia de seguridad de al menos un metro y medio, y recomendaciones muy claras en lo relativo a la importancia de cuidar al máximo la higiene, sobre todo de manos, el Coronavirus sigue ahí y tenemos que asumir que, de momento, toca convivir con él. Pero lo cierto es que ha medida que las distintas Comunidades Autónomas han ido superando fases, las restricciones en todos los sentidos se han ido aliviando. Algo muy patente en las calles y comercios, pero también en el volumen de búsquedas por parte de los viajeros.

Con este informe, el cuarto, ponemos fin al Estudio de la Intención de Compra durante la Desescalada. En él, hemos vuelto a analizar las tendencias en las peticiones a través de las páginas web oficiales de más de 1000 establecimientos hoteleros a lo largo de las dos últimas semanas de la Fase 3 (del 8 de junio al 21 de junio), durante las cuales, comparándolas con las dos semanas inmediatamente anteriores, se ha mantenido ese incremento del que ya veníamos siendo testigos en los informes previos.

Pero se han producido cambios. Junio, a punto de terminar ya, y pese a seguir siendo el mes que más consultas ha acumulado a lo largo de las 14 semanas de investigación, ha registrado también el menor incremento durante la última quincena, en torno a un discreto 9,25%. Solo el mercado francés ha mostrado un incipiente interés por el primer mes del verano, con una cifra de crecimiento que se ha elevado hasta el 52,5%Para julio, sin embargo, las búsquedas se han multiplicado, con un incremento del 53,5% (20% durante la semana del 8 al 14 de junio y un 87% del 15 al 21 de junio). De ahí en adelante, tímido crecimiento en las consultas, porcentualmente hablando, pero caída muy significativa del número total de búsquedas para agosto y septiembre, en comparación con junio y julio.

Este comportamiento ha sido muy similar en los ámbitos nacional e internacional. A continuación, exponemos a modo de resumen los principales datos por mercados:

ESPAÑOL

8JUN-14JUN | Junio +13% | Julio +14% | Agosto +5% | Septiembre +9%

15JUN-21JUN | Junio +41% | Julio +88% | Agosto +29% | Septiembre +36%

BRITÁNICO

8JUN-14JUN | Junio 0% | Julio +20% | Agosto 0% | Septiembre +22%

15JUN-21JUN | Junio +14% | Julio +89% | Agosto +22% | Septiembre +50%

ALEMÁN

8JUN-14JUN | Junio -25% | Julio +25% | Agosto -1% | Septiembre +24%

15JUN-21JUN | Junio -2%5 | Julio +50% | Agosto +15% | Septiembre +79%

FRANCÉS

8JUN-14JUN | Junio +22% | Julio +38% | Agosto 0% | Septiembre +32%

15JUN-21JUN | Junio +83% | Julio +66% | Agosto +13% | Septiembre +34%

Mercados Británico, Alemán y Francés

Como puede apreciarse en las gráficas, a medida que ha sido aproximando el final del estado de alarma, el volumen de búsquedas ha ido en aumento. Por lo contrario, a medida que avanza el verano, el interés va descendiendo. Un patrón más evidente, si cabe, en el mercado británico, donde la diferencia entre junio y el tridente conformado por julio, agosto y septiembre es muy significativa. Como contrapartida, el número de búsquedas para el resto del año y comienzos de 2021 se mantiene estable, en niveles muy próximos a los de septiembre.

El mercado alemán ha sufrido una fuerte caída en las búsquedas para el mes de junio, mientras que se han visto incrementadas para los meses de julio, agosto, septiembre e incluso octubre.

Diferente es el caso del mercado francés, que parece haberse activado de una vez por todas, y durante las dos últimas semanas ha experimentado un crecimiento constante en las búsquedas para todos los meses de verano, especialmente junio y julio, extensible hasta octubre.

Algunas de nuestras costas

Dibujos similares dejan las gráficas relativas a nuestras principales costas, con junio y julio acaparando buena parte del protagonismo, aunque merece la pena detenerse en determinados detalles. Por ejemplo, en la Costa del Sol, las búsquedas para el mes de junio cayeron un 10% entre el 8 y el 21 de junio, mientras que del 15 al 21 del mismo mes, las búsquedas para julio crecieron un nada desdeñable 68%.

En la Costa de la Luz, por su parte, ese incremento en las peticiones sí se ha visto reflejado durante todo el verano, incluido el mes de septiembre (junio +82%, julio +50%, agosto +33% y septiembre +17%).

Resulta curioso el caso de la Costa Dorada y la Costa Brava, destinos para los que todos los meses experimentaron caídas o crecimientos poco significativos durante la primera semana de observación, pero fuertes incrementos durante la última semana de la desescalada. Así, las búsquedas para junio aumentaron un 46% y las de julio un 72%. De ahí en adelante, prima una dinámica de altibajos sin demasiada relevancia, en la que solo cabe destacar el sorprendente descenso del interés por los meses de agosto y septiembre.

Que la Costa Blanca atrae un elevado número de turistas procedentes del mercado británico ya lo sabemos. Las gráficas no engañan en ese sentido. Pero sí puede llegar a sorprender la magnitud del crecimiento en el volumen de búsquedas del que hemos sido testigos, especialmente durante la semana del 15 al 21 de junio, cuyo término suponía el acceso a la nueva normalidad. En esos siete días, las búsquedas para los meses de junio y julio se incrementaron un 58% y un 305% respectivamente, mientras que para el mes de agosto apenas subieron. Entendemos como una buena noticia el interés creciente por el mes de septiembre, y también el hecho de que se hayan incrementado o sostenido las búsquedas durante el resto del año y comienzos de 2021.

ISLAS: BALEARES Y CANARIAS

Las búsquedas para las Islas Baleares y las Islas Canarias se han concentrado, casi en exclusiva, en los meses de junio y julio, para los que tanto el mercado nacional, como el alemán (principal mercado emisor), han experimentado fuertes incrementos durante el periodo de estudio, y especialmente a lo largo de la última semana. Nos apena no valorar demasiado positivamente el notable incremento que apreciamos también, procedente principalmente del mercado nacional, en las búsquedas para agosto y septiembre. Cifras como un 243% y un 190% se ven contrarrestadas por el escaso número neto de peticiones.

OTRAS CIUDADES: SEVILLA, VALENCIA Y MÁLAGA

Sevilla, tras el incremento experimentado en el anterior periodo de estudio, sufre una caída en las búsquedas para el mes de junio (-12% la primera semana, -34% la segunda semana). Sin embargo, esa caída se revierte en las consultas para julio, pasando a valores positivos del 40% y 120% respectivamente. Agosto, septiembre y octubre, se mantienen estables, con un número total de búsquedas reducido.

En Valenciajunio es también el mes que acumula mayor número de búsquedas, con casi el triple que julio y agosto, a pesar de haber sufrido una caída a lo largo de las dos últimas semanas. Siendo un mes mucho menos demandado, las búsquedas para julio se han incrementado un 85%, mientras que en agosto y septiembre vuelve a decaer el interés, hasta prácticamente desaparecer en lo que resta del año.

 

Parecía complicado que las búsquedas para el mes de junio siguieran incrementándose en Málaga, tras el salto cuantitativo que experimentaron del 1 al 7 de junio. Sin embargo, siguieron haciéndolo durante la semana siguiente, para después caer ligeramente. Para julio, especialmente durante la semana del 15 al 21 de juniovuelven a recuperarse (+16%) para caer de nuevo en septiembre, y terminar de estabilizarse el resto del año.

CONCLUSIONES

Abríamos el artículo hablando de crecimiento y de cortoplacismo. Y lo cierto es que, echando un vistazo rápido a las gráficas bajo estas líneas, que recogen todos los datos desde el comienzo hasta el final de la desescalada, se aprecian dos escaleras enfrentadas.

Por un lado, una escalera ascendente, que nos indica que a medida que avanzaban las fases y se acercaba la nueva normalidad, cada semana la intención de compra fue siempre in crescendo. Por otro, una escalera descendente, que refleja cómo el volumen de búsquedas se ha ido reduciendo conforme avanzan los meses de verano. Dicho de otro modo, cada vez más ganas de viajar, pero también, cuanto antes, mejor. ¿Miedo? ¿Incertidumbre? ¿Inseguridad? Probablemente, pero solo el tiempo nos lo dirá.

Contacto:

Daniel Romero comunicacion@paratytech.com

La tecnología: hoy más que nunca, la mejor aliada del revenue manager

Vivimos un momento clave para el revenue management. Y con el uso de la palabra “clave”, en realidad estamos queriendo abarcar muchos otros términos: delicado, complicado, frágil, crítico, jod… etc. En esta “nueva normalidad” de la que tanto se habla, el grado de incertidumbre es, desde luego, nuevo, pero de todo menos normal. Conocemos los hoteles que han abierto, pero no cuántos permanecerán cerrados. Sabemos que hay ganas de viajar, pero no el grado en el que el miedo condicionará ese deseo. Nos consta una apertura al turismo internacional, pero no tenemos ni idea de cómo evolucionará la pandemia ni, con ella, la permisividad en los países de origen. Identificamos los mismos canales, pero ignoramos si ha variado su peso real sobre el total de las ventas.

Dicho de otro modo, en el convulso panorama actual en el que nos encontramos inmersos, como consecuencia directa del indiscriminado parón del sector, provocado por la Covid-19, los mapas de la distribución, de la movilidad, de la oferta y de la demanda se han visto profundamente alterados. Si el minucioso seguimiento de nuestra competencia y el riguroso control de la paridad, han sido siempre fundamentales, hoy cobran todavía más importancia, y el acierto en la elección de la tecnología para estudiar estas variables, y su buen uso, puede suponer la diferencia entre salvar los muebles o verse obligado a venderlos por Wallapop.

Todos aquellos hoteleros que en algún momento han puesto en duda la idoneidad de la tecnología de la que disponen para su establecimiento, planteándose cuestiones como si se les queda corta o larga, si la calidad del dato que aporta es estable, o sencillamente, si están siendo capaces de sacarle el máximo partido a su presunto potencial, se enfrentan ahora al momento de la verdad.

¿Ha cambiado su compset? ¿Se la están jugando las OTAs? ¿Venden por debajo o por encima del precio de la plaza? Y en el supuesto de que la respuesta a estas tres preguntas sea sí, ¿disponen de un sistema que les permita detectar y corregir fluctuaciones de relevancia en tiempo real?

Con una decena de competidores directos, un sinfín de tipologías de habitación, regímenes y pensiones de todos los colores, una amplia carta de canales de distribución, y la necesidad de combinar todos estos elementos con un número nada desdeñable de variables internas y externas, el volumen de datos resultante exige de agilidad, eficiencia, automatización y fiabilidad. Cualidades que debería reunir todo sistema de revenue management, para, en última instancia, terminar por sugerir el precio óptimo de venta. Para hoy, o a un año vista.

No hay margen para contemplaciones. La figura del revenue manager debe conseguir hacer de esta herramienta, de la tecnología en general, su mejor aliado, y debe hacerlo ya. Para ello, tendrá que apoyarse en su proveedor tecnológico, cuya responsabilidad pasa por facilitar la caña, es evidente, pero también por enseñar a pescar. Quienes manejan los datos deben marcar el camino a seguir, garantizando su calidad y utilidad, favoreciendo su monitorización de forma clara y sencilla, e instruyendo en lo relativo a su correcta lectura e interpretación. Así lo entendemos nosotros, y es un orgullo ser testigos del modo en que nuestras soluciones ayudan a los hoteles a vender más por el canal directo, pero sobre todo a materializar sus estrategias de revenue management y de ventas.

A este respecto, si quieres saber más sobre cómo sacarle todo el partido a tu Rate Shopper, aprovechamos para invitarte a que te apuntes a nuestro curso gratuito Fundamentos para exprimir tu Rate Shopper: Competencia y Paridad, que supondrá, además, nuestro estreno en la plataforma de formación ITH Academy. En él, abarcaremos temas como la correcta elección del compset, una acertada selección de los canales de distribución a monitorizar, la elaboración de informes de paridad y de competencia o la puesta en marcha de un sistema de alertas automatizadas.

 

Contacto:

Daniel Romero comunicacion@paratytech.com

La digitalización y la tecnología como solución a la crisis del Covid-19

Según el informe elaborado por la asociación empresarial World Travel & Tourism Council (WTTC) a finales de 2019, el turismo español es, o era, el sector que más riqueza aporta a la economía de nuestro país, con más de 175.000 millones de euros anuales. Representa el 14,6% del PIB y genera casi tres millones de empleos en España, siendo un pilar fundamental para su economía.

Ahora, tras la crisis del Covid-19, se ha convertido en uno de los sectores más castigados si no el que más, lo que supone su caída en picado y un gran golpe para el área económica española. Además, la incertidumbre de cuándo podrán volver a abrir sus puertas y cómo tendrán que hacerlo es su principal preocupación en estos momentos.

Las autoridades sanitarias proponen una serie de medidas para garantizar la seguridad como el control diario de la salud de los trabajadores y de los clientes, la creación y la mejora de procedimientos y protocolos, la formación e integración de los empleados para estos nuevos procesos en el desarrollo de las actividades diarias en materia de seguridad e higiene o la inversión en productos de limpieza y equipos de protección.

Todas estas medidas resultan totalmente nuevas y extrañas para los hoteleros y más aún el hecho de cómo van a ser capaces de ponerlas en marcha sin hacer grandes inversiones después de todas las pérdidas obtenidas y sin tardar meses en llevarlas a cabo, ya que, ahora, cada minuto cuenta.

Es aquí donde BR Bars & Restaurants entra en juego, proponiendo como solución la digitalización de los hoteles y la implantación de la tecnología en el sector. Esta compañía ofrece una herramienta integral que digitaliza la gestión de los pedidos en todas las vías de negocio de hoteles y restaurantes, así como de todo establecimiento del canal Horeca.

Gracias a ella, los negocios hoteleros y hosteleros logran una optimización de los procesos y un ahorro de costes que se traduce en un aumento de la rentabilidad. Asimismo, y, gracias a esta tecnología, permite cumplir con las medidas de seguridad propuestas por no establecer ningún tipo de contacto, manteniendo siempre la distancia de seguridad recomendada.

Los clientes, a través de la app gratuita BR Bars & Restaurants y de un código QR, pueden ver la carta del hotel o del restaurante en formato digital, hacer su pedido y pagarlo con su dispositivo móvil, disfrutando de una experiencia cómoda y totalmente segura.

En el caso de los hoteles, los usuarios pueden realizar pedidos desde su habitación – Room Service-, desde la piscina, desde el bar, o desde cualquier parte del hotel, fomentando así el consumo de todos los bienes y servicios que se ofertan y aumentando los ingresos.

Igualmente, BR Bars & Restaurants también cuenta con los servicios Take Away y Delivery. En el caso de los hoteles, esto permite, por un lado, que los clientes hagan su pedido para llevar (por ejemplo, para excursiones) y, por otro, ampliar vías de negocio ofreciendo la comida del propio restaurante del hotel para llevar a domicilio.

En definitiva, el sector hotelero era uno de los pocos en España que apenas se había apoyado en la tecnología como aceleradora de procesos, y quizás sea el momento de digitalizar nuestros negocios con el objetivo de mejorar los servicios. De hecho, más que una necesidad, el panorama actual lo ha convertido en una obligación para sobrevivir en el mercado.

Por ello, desde ITH Academy, el próximo jueves 21 de mayo celebramos el webinar “seguridad post-Covid-19: la transformación digital en el área F&B” con el objetivo de exponer la necesidad y la importancia de la tecnología y los beneficios de la digitalización dentro del sector hotelero como medida de seguridad y rentabilización del sector para superar la crisis del Coronavirus. Puedes inscribirte en el siguiente enlace.

 

 

Turismo y Tecnología, una pareja necesaria

Turismo y Tecnología es un binomio condenado a entenderse. La reputación online, el turista hiperconectado, la transición de una experiencia de cliente analógica hacia una más digital y el máximo aprovechamiento de cada una de las herramientas que van surgiendo son requisitos imprescindibles para cualquier empresa o profesional del sector.

El sector Turismo a vista de pájaro

Si decimos que el turismo es uno de los pilares fundamentales de la economía española, nadie debería sorprenderse.
La actividad turística se supera cada año. Supone ya s de un 11% de PIB nacional, genera el 30% de los puestos de trabajo del país y sigue creciendo a doble dígito rozando el 11% anual. Si esto no es suficiente, para que nos hagamos una idea de la magnitud del sector, España, un país de 42 millones de habitantes, ha recibido 82 millones de turistas en el último año.

Son cifras record y la tendencia indica que así seguirán, en las estimaciones más optimistas hasta 2040, apalancándose básicamente en el abaratamiento de los vuelos de largo radio que permitirán que los turistas procedentes de Norte América puedan visitarnos con mayor facilidad y la irrupción de los millennials asiáticos, concretamente los procedentes de China.

Dicho esto, el sector también debe afrontar numerosos retos.

¿Cómo mantener la reputación online frente a un turista hiperconectado que se informa antes y comparte durante y después del viaje? ¿Cómo hacer la transición de una experiencia de cliente analógica hacia una más digital sin que ningún segmento se sienta excluido? ¿Cómo conocer mejor al turista y predecir su comportamiento?, ¿Cómo promover el turismo sostenible?, ¿Cómo afrontar el fenómeno de la turismofobia? ¿Cómo afrontar los problemas de capital humano en términos formación y rotación?

Sin duda, se trata de cuestiones importantes en las que la tecnología juega un papel clave para adaptarse a las necesidades y exigencias del nuevo viajero digital, al entorno y la trasformación cultural de las empresas.

Empezaremos por describir brevemente al nuevo turista digital. El nuevo viajero demanda experiencias de viaje hiperpersonalizadas y acordes a sus gustos, reclama que toda la información relevante sea accesible de un modo sencillo, solicita herramientas de autogestión que faciliten la inmediatez de procesos y también valoran positivamente a los establecimientos comprometidos con el medio ambiente. A continuación, veremos cómo la tecnología puede ayudarnos a cubrir estas demandas.

Conocimiento del cliente y personalización de la oferta

Colocar al cliente en el centro siempre ha sido un objetivo de cualquier empresa de cualquier sector. En la era de las Data Driven Organizations, la tecnología permite convertir este ansiado objetivo en realidad gracias al Big Data, o cómo deberíamos llamarlo, Big Good Data.

Big Data no consiste en recopilar la mayor cantidad de información posible y almacenarlos sin más. Big Data debe responder a un plan en el que debemos ser capaces de reconocer la información relevante, debemos recogerla, democratizarla e integrarla con otras fuentes de información internas o externas, tenemos que tener claro qué es lo que queremos medir para enfocar la explotación del dato hacia ese objetivo y por último debemos utilizar toda esa información para tomar decisiones orientadas a negocio.

El Big Data puede, sin duda, ayudarnos a conocer mejor a nuestros clientes y nos va a permitir personalizar las propuestas.

Pero Big Data también puede ayudarnos a anticipar cambios en el mercado que nos permitan responder mejor que la competencia ante cambios de demanda o necesidades. Y dando un paso más, incluso podría ayudarnos a dimensionar nuestra plantilla día a día para que siempre tengamos el personal necesario en nuestro establecimiento. Estos son solamente algunos ejemplos de lo que nos podría aportar, pero en definitiva el Big Data y Data Analytics nos darán ventajas competitivas claras.

Transparencia y acceso a la información

En el mundo de las redes sociales, la economía colaborativa y los foros (en adelante RRSS), nuestro viajero digital tiene acceso a mucha información en el momento de la verdad. Es más, tiene tanta información, que hasta que ejecuta su primera compra ya hablamos de tres momentos de la verdad y en todos ellos debemos estar bien posicionados. Conseguir que el cliente efectúe una reserva es cada vez complicado debido a la alta competencia del sector y conseguir fidelizarlos al establecimiento o cadena, cuarto momento de la verdad, está al alcance solamente de los establecimientos excelentes.

Ya no es suficiente con tener una página Web atractiva y buenas referencias de los turoperadores, reseñas de particulares en buscadores de viajes, comentarios en el foro de una web especialidad, o un post en Instagram pueden ser claves para que la decisión se incline por nuestro establecimiento o por el de la competencia.

Realizar de manera adecuada escucha activa en RRSS se convierte en un asunto capital para cualquier organización. Controlar el ruido social, dar respuesta de manera adecuada y rápida, tener un modelo de comunicación omnicanal, generar contenido de calidad para las RRSS, son funciones que en las empresas actuales crecen en relevancia y que con las herramientas tecnológicas adecuadas pueden estar al alcance de cualquier organización.

Digitalización corporativa y de la experiencia de cliente

El nuevo viajero demanda inmediatez, se ha instalado en el paradigma de lo quiero lo tengo y lo exige en cada una de sus interacciones. Conseguir el equilibrio adecuado entre trato personal y trato digital es fundamental. La digitalización no debe ser excluyente, pues no todos nuestros clientes se encuentran en el mismo grado de madurez tecnológica. Adicionalmente, cada establecimiento deberá gestionar, en base a su estrategia, qué grado de autonomía quiere dar a sus huéspedes.

Deberá decidir hasta qué punto ciertas interacciones prefieren seguir haciéndolo en modo personal, para mantener ese contacto más humano en procesos que considere clave, y en cuales el contacto personal no es necesario y procede digitalizarlas.

En la parte de UX, la cantidad de tecnologías disponibles es muy amplia dependiendo del proceso sobre el que queramos intervenir, contar con una partner que nos pueda asesorar sobre cual es la solución tecnológica más adecuada, será de gran ayuda para acertar y convertir el proyecto en un éxito.

A nivel corporativo, disponer de herramientas de gestión flexibles y ágiles y que fomenten la colaboración y comunicación de los empleados del establecimiento hotelero, es clave para poder dar el servicio esperado. Ahora más que nunca trabajar en un Digital Workplace es necesario, pero esto no es posible sin un cambio cultural organizativo impulsado y apoyado desde todas las partes de la empresa.

Establecimientos socialmente responsables y sostenibles

La sociedad es cada más consciente de la necesidad de cuidar el medio ambiente. Antes solamente las grandes cadenas con departamentos de Responsabilidad Social Corporativa impulsaban medidas en esta dirección, ahora, por exigencias de los turistas, todos los establecimientos deben de estar comprometidos. Dicho esto, la conciencia ecológica, no debe quedarse en una mera medida estética que busque el reconocimiento y la mejora de la imagen de marca. Si este fuese el único fin, el objetivo solo se completaría de manera parcial.

Gracias al Internet de la Cosas, cualquier establecimiento puede sensorizar, monitorizar y controlar todos los elementos clave que les permita convertirse en un establecimiento sostenible. De este modo, el beneficio para los establecimientos es doble, se cumple y se puede certificar, con los beneficios que esto acarrea a nivel de marca, que estamos frente a un establecimiento eco-friendly y además está monitorización en tiempo real, permitirá hacer eficientes los consumos y estos ahorros irán directamente en positivo a la cuenta de resultados empresarial.

Mi visión sobre Turismo y Tecnología

Actualmente estamos en un momento en el que la tecnología no es un factor limitante para la innovación, es más, podría decirse que hay tecnología suficiente para resolver necesidades que aún ni nos hemos planteado.
Si el momento tecnológico acompaña y el sector, como todos los parámetros indican, se mantiene en crecimiento a doble dígito, la innovación será sin lugar a duda uno de los factores diferenciales para cualquier organización que busque la excelencia y éxito.