Entradas

El informe ‘Claves e inversiones estratégicas para una España 5.0’ señala como ejes la digitalización, reindustrialización, infraestructuras inteligentes y ‘upskilling’ laboral

  • El peso de la industria podría elevarse al 18% del PIB en la España 5.0, según PwC y Siemens.
  • El estudio, elaborado por PwC con el patrocinio de Siemens España, pone la tecnología digital al servicio de un modelo económico más sostenible, resiliente y centrado en las personas.
  • Este nuevo modelo contribuiría a elevar en diez años el gasto en I+D+i hasta el 3% del PIB, permitiría que circulasen en España 5 millones de vehículos eléctricos y reduciría drásticamente las emisiones contaminantes.
  • El impacto en el empleo sería sustancial: la recapacitación digital podría generar 220.000 nuevos puestos de trabajo hasta 2030, lo que cubriría, por ejemplo, la demanda existente de 20.000 especialistas en ciberseguridad.
  • «La digitalización no sustituye a las personas, sino que cambia su rol y las libera de realizar tareas mecánicas», señaló Miguel Ángel López, presidente de Siemens España.
  • Gonzalo Sánchez, presidente de PwC España, considera que “es fundamental apostar por la digitalización, especialmente en las pymes, que constituyen el grueso de nuestra realidad económica y que pueden aprovechar esta oportunidad para ganar masa crítica y afrontar los retos de nuestra economía.

Siemens y PwC han presentado esta mañana el informe ‘Claves e inversiones estratégicas para una España 5.0’, un detallado análisis sobre la situación actual de la economía española y los retos que tiene por delante el país para abordar un cambio de Sin restricción modelo productivo que fortalezca el tejido industrial, mejore la resiliencia de las infraestructuras y adapte el sector energético al proceso de digitalización.

En la presentación, que contó con la participación, entre otras autoridades, de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi; y de los presidentes de Siemens y PwC, Miguel Ángel López y Gonzalo Sánchez, respectivamente, se anunciaron planes y actuaciones ambiciosas para conseguir elevar el peso del sector industrial al 18% del PIB y conseguir, en un plazo de diez años, que el 74% de la energía generada en España sea de origen renovable.

El estudio ahonda en la oportunidad histórica que España tiene ante sí para renovar su modelo productivo y hacerlo más resiliente y sostenible, gracias al impulso que supondrán los 140.000 millones de euros que la Unión Europea (UE) inyectará próximamente a través de los distintos mecanismos contemplados en el Plan de Recuperación y Resiliencia.

En total, nuestro país percibirá durante los próximos seis años 72.000 millones de euros en subvenciones no reembolsables y 68.000 millones de euros en créditos. Estos fondos, que equivalen al 11% del PIB, duplicarán los 39.900 millones de euros recibidos de los fondos de cohesión en el periodo 2014-2020. Se trata, por tanto, del mayor plan financiado hasta ahora por los presupuestos comunitarios −1,8 billones de euros para todo el conjunto de la UE−.

Estas magnitudes ofrecen una idea del impacto que ha causado la COVID-19 en la economía y del ingente reto que supondrá superarlo y salir reforzados de la compleja situación en la que se encuentra la mayoría de los países. Ante esta encrucijada, el informe de PwC y Siemens hace un profundo análisis del tejido productivo español, de las necesidades como país y de los cambios y actuaciones que deberían adoptarse para utilizar, de la forma más eficiente posible, los recursos de los que se va a disponer.

Todo ese plan de actuaciones e inversiones daría lugar a lo que el estudio denomina la España 5.0, un modelo de país más sostenible y centrado en las personas, basado en una industria más digital y competitiva y apoyado en el desarrollo de infraestructuras más inteligentes y eficientes. Esta España 5.0 requeriría de nuevos modelos de negocio, una necesaria integración de diferentes tecnologías digitales y una apuesta decidida por la creación de ecosistemas colaborativos. Una simbiosis que permitiría crear nuevas soluciones a los retos actuales y alumbrar un futuro prometedor.

Impulso a la industria

En los últimos trimestres, la industria española ha sufrido de forma ostensible el impacto de la pandemia. En gran parte, debido a que el 99,4% del tejido productivo lo componen pymes y, de ellas, un 84% son microempresas. Esta realidad ha hecho que la contribución del sector al PIB se haya alejado en los últimos años del 20% marcado hace unos años por el Horizonte 2020. Además, este tipo de empresas tan pequeñas son también más vulnerables a las amenazas que implica una sociedad hiperconectada como la actual, con constantes adaptaciones a las cambiantes necesidades.

Hay que tener en cuenta, además, que el uso masivo de dispositivos móviles, la computación en la nube (Cloud y Edge Computing), la inteligencia artificial (IA), el Internet de las cosas (IoT), la robótica, la realidad aumentada, la impresión 3D, los drones, el 5G o el gemelo digital, por citar algunas de las nuevas tecnologías, se han convertido en realidades cada vez más habituales que han transformado radicalmente toda la cadena de valor del proceso productivo.

A este contexto hay que añadir que la economía española no recuperará los niveles previos a la crisis hasta, como mínimo, mediados de 2023, según varias estimaciones. Por ello, reindustrializar el país, a juicio de los expertos que han elaborado el informe, contribuiría a aumentar el peso y relevancia de un sector económico que es menos volátil y dependiente del turismo, y también garantizaría el suministro local de bienes y servicios imprescindibles en situaciones críticas, como la reciente pandemia, al contar con un tejido industrial más flexible y capaz de producirlos.

Una de las principales actuaciones que el informe recomienda es establecer cuanto antes una estrategia clara entre las administraciones públicas y las empresas privadas para mantener el liderazgo de los sectores industriales en los que España es líder. Por todo ello, el estudio invita a crear un marco normativo estable que fomente la eficiencia energética en las industrias electro-intensivas; a establecer incentivos claros a la adquisición de nueva tecnología; a ayudar a las pymes a crecer y digitalizarse −siempre con los mayores estándares de ciberseguridad−, y a impulsar la colaboración públicoprivada para fomentar la capacitación digital de los profesionales y conseguir atraer talento digital. Este punto es clave, ya que el upskilling profesional masivo de la fuerza laboral podría inducir un aumento de la riqueza equivalente al 6,7% del PIB en 2030 y generar, adicionalmente, 220.000 nuevos empleos. En este sentido, el presidente de Siemens España, Miguel Ángel López, señaló durante la presentación que, lejos de lo que se pueda pensar, “la digitalización no sustituye a las personas, sino que cambia su rol y las libera de realizar tareas mecánicas». Por su parte, Gonzalo Sánchez, presidente de PwC España, resaltó la importancia de “apostar de forma decidida por la digitalización, especialmente en las pymes, que constituyen el grueso de nuestra realidad económica y que pueden aprovechar esta oportunidad para ganar masa crítica y afrontar los retos de nuestra economía”.

Y es que la industria española adolece, en estos momentos, de un bajo consumo de bienes de equipo y maquinaria, sufre por un elevado coste energético, padece bajas tasas de inversión en I+D+i, y carece del necesario alineamiento con el sector educativo. Es necesario, por ello, que se acentúe la participación en industrias de más valor y claro potencial, como la producción de hidrógeno de origen renovable o el desarrollo de servicios Cloud, por poner un par de ejemplos, y minimizar así la excesiva dependencia de proveedores externos, como ocurre hasta ahora.

La ejecución de estos planes aceleraría la transformación tecnológica y digital de la industria española y permitiría un crecimiento económico más sostenible, basado en la productividad del trabajo, la eficiencia y el conocimiento. La industria manufacturera mejoraría notablemente su competitividad internacional, gracias al despliegue del IoT, la robótica, el Smart Data o 5G, convirtiéndose en una industria más inteligente, puntera, innovadora, sostenible y con una menor huella ambiental.

Esta nueva ‘industria 5.0’ mantendría de la anterior 4.0 la hiper conectividad, que permite llevar el dato de los sensores hasta el algoritmo de computación en la nube o en la capa Edge, donde las herramientas de predicción anticipan y permiten la toma de decisiones. Además, esta comunicación inmediata entre las máquinas y la nube se haría más sencilla, gracias al desarrollo del 5G industrial, el nuevo estándar de comunicación cien veces más rápido. El impacto del 5G en los sectores industriales clave podría llegar a alcanzar el 0,3% del PIB en 2025 y el 1% en 2030. En definitiva, la consolidación de una industria más digital permitiría a España ser más competitiva, flexible y adaptable a los cambios, además de mejorar la seguridad y estabilidad de sus trabajadores.

Estas medidas podrían tener un impacto del 0,11% del PIB español en 2025, y del 0,36% en 2030 (alrededor de 1.300 y 4.500 millones de euros, respectivamente), aumentando la participación de la industria del 16% al 18% del PIB a finales de la próxima década.

Infraestructuras inteligentes más eficientes

En cuanto al impacto que este plan de actuaciones tendría en el ámbito de las infraestructuras (desde los edificios inteligentes, a las nuevas soluciones de movilidad, electrificación o autoconsumo), el estudio señala que se impone en estos momentos la necesidad de avanzar hacia la monitorización y gestión remota de elementos como la climatización, la iluminación, el aforo o la seguridad, especialmente en infraestructuras críticas como hospitales, aeropuertos o centros de datos.

Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, los edificios son responsables de cerca del 36% del consumo energético mundial y del 39% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ello, el autoconsumo y la eficiencia energética se configuran como elementos fundamentales para la descarbonización de la economía.

A comienzos de la década de los 2000, el parque de infraestructuras era muy moderno pero, en los últimos años, debido al menor esfuerzo en nueva dotación y renovación de infraestructuras, la situación ha cambiado. Como consecuencia, la gestión activa e inteligente de estas infraestructuras en términos de control y monitorización o eficiencia energética es muy limitada. Con la adecuada inversión se optimizaría el consumo de recursos y mejoraría la gestión de las redes a través, por ejemplo, de las Smart Grids.

Los edificios de la España 5.0 serían prosumidores de energía, mucho más activos y con potestad para generar electricidad, usarla, venderla, almacenarla o distribuirla a las redes inteligentes, formando así un ecosistema integrado.

Según el estudio de PwC y Siemens, hay que tener muy presente, en cada decisión estratégica que se adopte, que el mundo va a necesitar en el futuro generar 2,5 veces más electricidad de la que consume hoy para calentar edificios, mover vehículos o alimentar procesos industriales. Por ello, es imprescindible apostar de forma contundente por las fuentes renovables, que son las únicas que garantizarían la sostenibilidad, junto con una adecuada estrategia de almacenamiento conectado a la red para aumentar su fiabilidad.

En este sentido, juega un papel determinante el reto de afrontar de forma ambiciosa el desarrollo e implementación de la movilidad eléctrica. Y es que la disrupción del e-car y el desarrollo de los nuevos esquemas ‘as a service’ están revolucionando la industria de la automoción. Según los expertos de PwC, en el ámbito del transporte hay tres importantes carencias: una insuficiente infraestructura de recarga, serios problemas administrativos para desarrollar esa red de forma coherente y una baja percepción del riesgo cibernético.

Por ello, el informe ‘Claves e inversiones estratégicas para una España 5.0’ propone que se aprovechen los espacios públicos (parkings, centros comerciales) para extender la red y fomentar una nueva cultura de movilidad más compartida, apoyada en cargas nocturnas y con un mayor intercambio de energía. A su juicio, aunque el vehículo eléctrico se presente como la principal solución para la descarbonización a corto plazo, también podría hibridarse en el largo con el hidrógeno (H2), cuando su producción verde a gran escala sea viable y los costes de fabricación de los vehículos de H2 sean menores.

En este sentido, el informe destaca el potencial del H2 que, pese a no ser una fuente primaria de energía, como lo pueden ser el sol o el viento, sí es un vector energético clave al ser capaz de almacenar energía para que pueda ser liberada de forma gradual cuando sea necesario, por lo que juega un papel clave en el desarrollo del almacenamiento a gran escala de excedentes renovables.

España debe avanzar también en reducir la congestión urbana; fomentar una mayor utilización de formas limpias de transporte −como el ferrocarril o la movilidad eléctrica compartida−o potenciar la intermodalidad, tanto en el transporte de mercancías como de viajeros. Y es que el transporte por carretera representa un tercio del consumo de la energía final en España, debido especialmente a la antigüedad del parque móvil y el uso extendido del vehículo privado.

Nuevo paradigma

Todos estos cambios suponen una profunda transformación de la realidad actual, ya que la batería supone un 40% del total del valor añadido del vehículo eléctrico. La situación de partida es manifiestamente mejorable, ya que los vehículos eléctricos representan en la actualidad tan solo el 0,2% del parque automovilístico total. Pero la consolidación de los nuevos hábitos facilitará que en 2030 circulen en España unos cinco millones de vehículos eléctricos (el 20% del parque total). En este sentido, el propio Gobierno ha anunciado recientemente cambios drásticos y ambiciosos planes para alcanzar los 50.000 puntos de recarga en 2023. Ese es el camino. Países como China llevan mucha ventaja y ya se han comprometido, por ejemplo, a que en 2035 el 50% de las matriculaciones sean de vehículos eléctricos. Según el estudio, España debe profundizar en estas mega tendencias que dibujan una sociedad más limpia, más sostenible y más digital. Es el momento de actuar, de apostar por una España más moderna y resiliente.

Si quieres descargarte el informe completo haz click aquí: www.siemens.es/imaginespain50

Contacto:

Raúl Ramos, responsable Comunicación Externa en Siemens España

Teléfono: +34 91 514 8221; E-mail: raul.ramos@siemens.com

Fernando Natera, responsable de Comunicación Externa en PwC España

Teléfono:+34620836990: E-mail: fernando.natera.kindelan@pwc.com

Las herramientas tecnológicas y las soluciones innovadoras que transformarán la industria turística, presentes en H&T 2021

  • El Salón de Innovación en Hostelería, H&T, incorpora como novedad en 2021 ‘H&T Innova’, una propuesta global de contenidos en torno al desarrollo innovador y la aplicación de tecnología en los negocios hostelero, hotelero, turístico y su industria auxiliar. El programa contará con un foro de debate especializado y con una zona expositiva en la que empresas y entidades tecnológicas darán a conocer las últimas novedades para la gestión de los establecimientos y su relación con el usuario. El evento está organizado por FYCMA (Palacio de Ferias y Congresos de Málaga)

Málaga, 17 de marzo de 2021. H&T, Salón de Innovación en Hostelería, que celebrará su próxima edición los días 26, 27 y 28 de abril en FYCMA (Palacio de Ferias y Congresos de Málaga) -organizador del evento-, pone a disposición de los profesionales de la industria turística una novedosa propuesta de contenidos para impulsar la adaptación de los negocios al nuevo contexto digital y tecnológico. En su objetivo de servir en la reactivación de la actividad hostelera y hotelera y del turismo, ‘H&T Innova’ se suma a la oferta del salón en 2021 para proporcionar las novedades en equipamiento y servicios que potencien la capacidad competitiva de las empresas.

Colaboran en la iniciativa para promover la innovación en el marco del salón entidades como el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH); la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA); Turistec, Clúster de Turismo; Málaga TechPark, y la Federación Nacional de Agrupaciones Empresarias Innovadoras y Clusters (FENAEIC).

Así, el salón contará con la presencia de empresas tecnológicas dedicadas a la provisión de soluciones innovadoras en la zona expositiva que mostrarán las últimas tendencias para la gestión de alojamientos, restaurantes, cafeterías, hoteles, chiringuitos y el resto de establecimientos de la industria turística, así como su relación con el usuario. Además, los profesionales tendrán la oportunidad de entrar en contacto con socios estratégicos para hacer negocio y alcanzar acuerdos de colaboración.

Cabe destacar que los sectores de actividad de las firmas participantes son telecomunicaciones; energía y sostenibilidad; gestión y optimización de recursos; ciberseguridad; soluciones, plataformas y aplicaciones inteligentes; domótica y contenido interactivo; control de aforos y cámaras termográficas; inteligencia artificial, robótica e impresión 3D; big data, business intelligence y blockchain; Takeaway y delivery, o desinfección y soluciones textiles, entre otros.

Foro de innovación

‘H&T Innova’ albergará también un foro para difundir contenidos de gran valor añadido y promover la innovación con presentaciones, ponencias especializadas y paneles temáticos de la mano de expertos del sector, que compartirán conocimiento sobre las nuevas formas de gestión de los negocios de la industria turística.

De esta manera, los temas de debate se centrarán en el futuro de la hostelería y los grandes retos en su digitalización, el uso de las tecnologías como clave para la reactivación del turismo o la transformación digital aplicada a la relación entre el usuario y el sector hotelero. Además, se abordará la comunicación y el marketing turístico como escenario de promoción de los destinos o el papel de la sostenibilidad y el compromiso social como demandas del nuevo consumidor.

H&T 2021 está organizado por FYCMA (Palacio de Ferias y Congresos de Málaga). La Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía. Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía es Premium Partner. Tiene como promotores institucionales al Ayuntamiento de Málaga, la Diputación de Málaga, Turismo y Planificación Costa del Sol, la marca promocional ‘Sabor a Málaga’ y la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía -Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible-. Como promotores sectoriales participan la Asociación de Empresarios de Playas de la Provincia de Málaga – Costa del Sol (Aeplayas), la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) y la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos). En el ámbito corporativo tiene como partners a Makro, San Miguel, Solan de Cabras y Unicaja Banco. Colaboran también el Centro de Innovación Turística de Andalucía Lab, área de la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía. Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía, Gastrocampus de Innovación impulsado por la Universidad de Málaga a través de la Facultad de Turismo, Málaga TechPark y el Instituto Tecnológico Hotelero. También son colaboradores la Academia Gastronómica de Málaga, la Asociación de Empresarios de Camping de la Costa del Sol (Aecamping), Gastroarte, La Kocina y la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo.

Toda la información está disponible en www.salonhyt.com, en la página de Facebook y en el perfil de Twitter @salonhyt.

FYCMA, espacio seguro

FYCMA ha implementado un riguroso protocolo para que organizadores, expositores, proveedores, participantes y asistentes puedan llevar a cabo su actividad con las máximas garantías de seguridad durante los eventos presenciales celebrados en el recinto. Entre las medidas adoptadas destaca la adecuación de los espacios a través de delimitaciones y señalización para asegurar una distancia interpersonal, establecimiento de flujos de entrada y salida e itinerarios para una movilidad segura por el edificio, aforos limitados, diferenciación entre asientos habilitados e inhabilitados, intensificación de la limpieza y desinfección a través de la intervención permanente de personal cualificado durante el evento, se podrán encontrar puntos de dispensación de gel desinfectante distribuidos en diferentes zonas, apuesta por la digitalización para evitar elementos de necesaria manipulación y toma de temperatura a los asistentes a su llegada al recinto, entre otras.

Más información en www.fycma.com.

Si estas interesado en participar y eres socio de ITH disfruta de:

  • 10% de descuento en cualquiera de las modalidades de participación de contenidos: presentación de productos y servicios innovadores, ponente en panel temático, ponente + patrocinio de panel o configuración de panel temático (4 ponentes y 1 moderador).
  • 5% descuento en punto de información 4 m2.
  • 10% descuento en stands modular perimetral y semidiseño.

Ciberseguridad, uno de los pilares fundamentales de CERIUM

Como empresa especializada en soluciones de ciberseguridad para hoteles, en CERIUM ponemos a disposición de nuestros clientes distintas soluciones efectivas para proteger sus redes y equipos, tanto en ámbito perimetral como en profundidad.

Debido a nuestra experiencia en el sector, para nuestra división de ciberseguridad, hemos formado un equipo de ingenieros especializados altamente cualificado para diseñar e implementar proyectos de seguridad con garantías de éxito.

Esto es debido a que en Cerium entendemos la seguridad como un ámbito global. Con esta visión, hemos formado personal titulado Master en Ciberseguridad y Seguridad de la Información (UCLM), Master en Ciberdelincuencia (UIC), certificación CDPSE (Asociación de Auditoria y Control de Sistemas) o certificación CEH (Certified Ethical Hacker) y en el ámbito de la seguridad perimetral estamos certificados en tecnologías como Fortinet, Palo Alto y Cisco, entre otras.

Esta transversalidad de conocimiento nos permite tener una perspectiva de 360º a la hora de diseñar e implementar proyectos de seguridad para nuestros clientes. Es decir, si además de ser especialistas en ciberseguridad podemos conocer como actúan los posibles delincuentes, tenemos la posibilidad de diseñar políticas y soluciones de seguridad conociendo en todos los posibles vectores de ataque y el posible comportamiento de los delincuentes. De este modo conseguimos que nuestros proyectos de seguridad de redes sean altamente eficaces.

Como no podía ser de otra forma, estamos registrados en el catalogo de Ciberseguridad que publica en su web el Instituto nacional de Ciberseguridad (INCIBE), cuyo cometido es facilitar a las empresas el acceso a la información y a posibles partners de ciberseguridad para que puedan protegerse.

Transformación digital, ciberseguridad e innovación tecnológica, la vacuna para un turismo seguro

La crisis del Covid-19 ha golpeado de lleno al sector turístico y por extensión al sector hotelero. Ante momentos de cambios hay que saber cómo enfrentarse a ellos; transformar el negocio para adaptarse a la nueva situación es fundamental para sobrevivir y aportar una satisfactoria experiencia a los clientes. Esta “digitalización exprés” del sector turístico, junto con la “nueva normalidad” introduce riesgos de seguridad. Es por ello que, los hoteles deberán ser seguros, no sólo desde el ámbito tecnológico (seguridad TIC) sino también en el de experiencia de cliente (seguridad percibida).

Es obvio que la Seguridad TIC del negocio es imprescindible, no se ve pero si es vulnerada puede producir importantes daños tanto económicos como de reputación. Por ello, es necesario disponer de una buena estrategia que garantice la protección de los sistemas e infraestructuras de la empresa, a través de una serie de medidas como pentesting, wifi segura, seguridad perimetral, protección de datos, acceso seguro cloud, seguridad desde el diseño SecDevOps y concienciar de la importancia de la ciberseguridad a los empleados, considerados en muchos casos como el punto débil de nuestra cadena de seguridad. Esta “nueva normalidad” ha provocado en muchas organizaciones la necesidad de implantar teletrabajo, favoreciendo el riesgo de que se hayan introducido vulnerabilidades en los sistemas de acceso remoto, específicamente, en los sistemas VPNs y escritorios virtuales (VDIs), por lo que es necesario realizar diagnósticos de seguridad que nos alerten de posibles amenazas.

El segundo ámbito es la seguridad que sí se percibe y que hace que los huéspedes se sientan protegidos “como en casa”. La tendencia nos lleva a disponer de soluciones touchless o de “Contacto Cero”, que permitan minimizar la exposición de los clientes al Covid19, como el check-in/check-out online o la apertura automática de puertas. Será clave el desarrollo de aplicaciones con tecnologías Big Data e Inteligencia Artificial, como la visión artificial para la identificación de personas, que junto con sistemas de posicionamiento indoor ofrecen un mapa caliente para saber quién ha estado en una determinada zona del hotel. Este mapa facilitará información para saber qué zonas hay que limpiar, conocer qué personas han compartido estancias o controlar el aforo de las instalaciones, según las nuevas normativas.

Otra solución tecnológica, que ya están implantando importantes cadenas hoteleras, son las plataformas de telemedicina: para un turista que durante sus vacaciones necesite hacer una consulta médica supone un importante hándicap emplear tiempo de sus vacaciones localizando y acudiendo a un centro de salud. Poder disponer de este servicio desde el propio hotel, recibiendo un diagnóstico a través de una cita médica en remoto, aportará un alto grado de satisfacción al cliente.

No hay una receta mágica, pero está claro que la combinación de la Transformación Digital, la Ciberseguridad y la Innovación tecnológica puede ser una buena vacuna para un turismo seguro.

Joan Antoni Malonda, Tourism Business Developer de GMV

Contacto: marketing.TIC@gmv.com

Ciberseguridad en hoteles: el elemento clave del que no te puedes olvidar

El pasado 14 de mayo el Instituto Tecnológico Hotelero celebró el webinar Ciberseguidad: riesgos y estrategias en el sector hotelero para poner sobre la mesa cuál es la situación actual del sector hotelero en materia de ciberseguridad desde el inicio de la crisis del Covid-19 y, a su vez, poder facilitar soluciones y estrategias de cara a la progresiva reapertura del sector turístico.

Francisco García Lázaro, CISO y director de ciberseguridad de Palladium Hotel Group, abrió el debate preguntando a los participantes si particularmente en el sector turístico se ha notado un aumento en el número de ciberataques. Melchor Sanz, director de tecnología y preventa de HP declaraba que “ha aumentado ligeramente los ciberataques, pero sobre todo lo que ha cambiado es el vector del ataque, aprovechando la alarma social de la pandemia originada por el coronavirus, utilizando excusas sobre salud y haciéndose pasar por entidades gubernamentales y proveedores de este sector”.

Daniel Just, Business Hospitality Director de CERIUM Tecnologías añadía que “debido a la pandemia y el aumento del teletrabajo, hemos tenido que securizar en tiempo récord el número de conexiones VPN para evitar posibles ciberataques”. Por su parte, Juan Carbajal, director comercial de García Alamán, afirmó que “en los últimos meses el interés y contratación de ciberpólizas de seguros se han multiplicado por cinco en base a lo que estaba previsto inicialmente”.

Por otro lado, Joan Antoni Malonda, Tourism Business Developer de GMV, manifestó que “si bien el número de ciberataques ha aumentado considerablemente en el ámbito sanitario, los ciberdelincuentes están a la espera de que el sector turístico se reactive y utilizar esta situación para realizar nuevos ataques digitales aprovechando las campañas de marketing turísticas”.

Posteriormente, García Lázaro preguntó qué medidas debería abordar el sector del alojamiento en materia de seguridad digital. Malonda afirmaba que, “con la nueva normalidad, en el sector hotelero se abre un paradigma touchless, o contacto cero, en el que se van a dar diversos procesos que eviten el contacto físico como son el check-in y check-out online o la apertura de puertas a través de dispositivos”. Ante este panorama, “es de vital importancia tener en cuenta la ciberseguridad en el diseño de estas aplicaciones y soluciones, con acciones como, por ejemplo, el pentesting (test de penetración) para mejorar su seguridad, realizar auditorías y consultorías de manera exprés, o implementar aplicaciones de detección de presencia y accesos para controlar flujos y aforos en hoteles”. También destacó la importancia de la “vigilancia digital” a través de algoritmos para observar cuál es la percepción que se expresa en las redes sociales sobre nuestro destino en materia de seguridad y sanidad antes de viajar.

Desde CERIUM, Daniel Just quiso destacar que “el modelo de custodia de los datos de los huéspedes ha cambiado y, por ello, es de vital importancia contar con redes wifi e infraestructuras seguras tanto de cara al huésped como al personal y terceros”. Bajo esta premisa “hay que tener en cuenta, además de las responsabilidades legales, el daño reputacional que puede sufrir nuestro establecimiento tras un ciberataque”. Para evitarlo “hay que tener una estrategia equilibrada entre seguridad y usabilidad basada en tres reglas básicas: mínima exposición, mínimos permisos y protección en profundidad”. Sistemas como portales cautivos que identifiquen a los huéspedes y que cuenten con servicios de seguridad añadidos, infraestructuras de antenas con medidas seguras, redes corporativas con protección perimetral o sistemas de protección endpoint son soluciones asequibles, necesarias y adaptadas a todo tipo de hoteles y establecimientos turísticos.

A todo esto, Melchor Sanz añadía que “en cuanto a dispositivos como ordenadores e impresoras, es necesario protegerlos por capas, incluyendo en ellas sistemas que eviten posibles brechas o intrusiones de forma remota, sistemas de filtro de privacidad en pantallas, así como soluciones de detección de ataques o intentos no autorizados en el caso de impresoras”. Además de estas propuestas, “es importante contar en hoteles con mecanismos y procedimientos resilientes, capaces de bloquear intentos de accesos no permitidos, que puedan notificar al personal de forma inmediata lo que está pasando en tiempo real, así como elementos de recuperación automática del sistema tras un ciberataque. Un ejemplo de ellos son los SOC (Centro de Operaciones de Seguridad), es decir, agentes de ciberseguridad que vigilan y monitorizan información de muchos puntos para poder detectar posibles vulnerabilidades y evitar así posibles ataques”.

En el caso de que los sistemas del hotel hayan sido atacados o se haya producido una pérdida de información sensible, Juan Carbajal aclaraba que “es importante contar con una póliza de ciberseguridad que ayude al hotel o establecimiento turístico a gestionar estas situaciones, evitando los costes asociados de un ciberataque o pérdida de información, que cubra las responsabilidades que tiene el propietario o responsable legal del establecimiento frente a reclamaciones de terceros”. Además, añadía que “otros de los mínimos que debe cubrir un ciberseguro son los costes de recuperar los sistemas de gestión del hotel, asistencia externa disponible para pymes y establecimientos turísticos con pocos recursos, así como cubrir el impacto de un ciberataque que afecte a los canales de comercialización y proveedores del establecimiento”.

Por último, todos coincidieron en que un valor fundamental de la seguridad digital pasa por la concienciación y formación de todo el personal en ciberseguridad, que sea un elemento común y de carácter transversal a todas las empresas, ya que el 90% de las incidencias tienen que ver con las personas.

Si quieres volver a ver el webinar puedes hacerlo en el siguiente enlace.