Entradas

La era del asistente virtual

AMADEUS analiza para el blog de ITH algunas de las tendencias que marcarán el paso en el sector turístico en los próximos años.

 

La industria del viaje cada vez se interesa más por los chatbots. Los avances en la comprensión del lenguaje humano por parte de las máquinas abren asombrosas posibilidades también a los hoteleros, que tienen en su mano una modalidad complementaria, rápida y precisa de atención con el cliente.

La era de la ciberconversación ha llegado para quedarse, y esto es posible gracias a los avances en materia de inteligencia artificial y machine learning, que hacen que la máquina entienda el lenguaje humano y sea capaz de contestar utilizando esa misma herramienta que hasta hace poco creíamos solo nuestra.

Basta repasar el catálogo de asistentes virtuales, como Siri de Apple, Cortana de Microsoft, Alexa de Amazon o el propio Google Assistant. Se trata de la revolución de los chatbots, cuya eclosión queda demostrada por los más de 30.000 servicios de asistencia virtual que se calcula que existen hoy en día en todo el mundo.

Grandes gigantes tecnológicos, como IBM y Microsoft, ven en los chatbots el futuro de las interacciones con aplicaciones y servicios tecnológicos. Parte del éxito de estas nuevas modalidades de conversación radica en la voluntad de gran cantidad de empresas de ofrecer a sus clientes experiencias novedosas y personalizadas, pero siempre con un toque humanizado, es decir, con una interfaz natural.

A día de hoy los chatbots forman parte de la estrategia de empresas que quieren acercarse al usuario y, a la vez, diferenciarse de la competencia, algo especialmente relevante en el sector turístico. Donde, de hecho, algunas empresas se cuentan entre los pioneros de la utilización de asistentes virtuales, tanto en los procesos de reserva como en el apartado de atención al cliente.

Así y todo, las tecnologías de inteligencia artificial que están utilizando las empresas todavía tienen mucho margen de mejora, no solo desde el punto de vista puramente tecnológico, sino también en relación con el valor real que pueden ofrecer al usuario.

Por el momento, en nuestro sector, los chatbots están siendo utilizados para asistir al usuario en los procesos de búsqueda y reserva de alojamientos hoteleros, vuelos u otras actividades turísticas, pero es muy probable que paulatinamente se vaya ampliando su uso al resto de etapas del viaje. En un futuro, y a medida que la inteligencia artificial avance en la comprensión del lenguaje natural, los chatbots responderán a demandas de información muy concretas, sugerencias sobre el tipo de servicio o incluso peticiones específicas de los clientes que se encuentren alojados en nuestro hotel. A más largo plazo, podrían incluso ser capaces de anticiparse a los deseos de los huéspedes haciendo sugerencias relevantes sobre bienes y servicios disponibles.

 

Articulo firmado por AMADEUS España. 

Una habitación construida en exclusiva para usted

En el año en que la compañía celebra 30 años ligada a la historia y evolución del sector turístico, AMADEUS analiza para el blog de ITH algunas de las tendencias que probablemente marcarán el paso en los próximos años. A lo largo de los próximos meses, trataremos una a una distintas temáticas de interés, comenzando en este caso por un aspecto fundamental para el sector como es la personalización. 

La personalización es una tendencia cada vez más presente en el sector del turismo y el viaje. La impresión en 3D abre también inesperadas posibilidades al sector hotelero, que muy pronto podrá crear objetos a medida y, por qué no,  al gusto de cada uno de sus clientes.

La impresión 3D de objetos de muy diversa naturaleza podría tener aplicaciones en el sector hotelero, gracias a la creación de productos hiperpersonalizados y, por tanto, altamente exclusivos, que podrían dar un enorme valor añadido a la atención del usuario. Hablamos, en concreto, de amenities diversas, o de un sinnúmero de objetos de los que habitualmente un hotel se provee, como muebles u objetos de decoración. Técnicamente, pronto será posible “imprimir” incluso buena parte de las cosas que un viajero podría haber olvidado al hacer su maleta.

La impresión 3D permite la creación de objetos de calidad, de manera rápida, barata y con materiales biodegradables. Es cierto que todavía no es práctica a la hora de crear cosas grandes (se precisan dos o tres días para imprimir una silla), pero a medida que las limitaciones actuales se vayan superando, no sería descabellado pensar que los clientes más exigentes podrán alojarse en habitaciones con mobiliario creado ex profeso por ellos mismos.

De hecho, a medida que estas tecnologías, vayan estando al alcance de más empresas e individuos, los establecimientos hoteleros podrían llegar a contar con pequeños centros de producción encaminados a cubrir las necesidades de quienes se alojan en ellos. Además, el hecho de que los materiales usados en la impresión 3D sean ecosolventes (tintas basadas en  látex), biodegradables y reciclables, convierte la técnica en eficiente y respetuosa con el medio ambiente siempre y cuando la impresión 3D no se practique de manera continuada.

¿Ciencia ficción o una nueva vuelta de tuerca en la personalización del servicio? Sólo el tiempo podrá decirlo.

 

Articulo firmado por AMADEUS España. 

Items de portfolio